Ir al contenido principal

Reinserción a la Carta



¡Hola de nuevo!


Nadie puede discutirme a estas alturas, que uno de los mayores placeres de los que podemos disfrutar en nuestra vida no sea una buena comida. En cuestión de temas de cocina, una de mis compañeras de este Departamento es una gran experta, y como tal lo plasma, a través de deliciosas recetas en su gastroblog maricacharros

Ella está siendo artífice de un Programa pionero en nuestro centro, donde está implicando a internos e internas junto a otros compañeros en una precursora mezcla de recetas de cocina y diferentes culturas, tan enriquecedora como interesante, y que próximamente os pasaré a detallar, una vez esto vaya más adelantado.


                                     Imagen relacionada



Hace unos días, visitando con mi familia la Catedral de Liverpool nos llamaba la atención el que dentro del templo existiese una cafetería y restaurante. "¡Estos ingleses te colocan el bareto donde sea!", pensaba yo, algo impensable en España (de momento, vamos). Pero lo que os vengo hoy a contar, supera esta anécdota.


En 2009, un cocinero llamado Alberto Crisci que trabajaba en el Centro Penitenciario High Down en el Condado de Surrey, vió la necesidad de capacitar y formar a cierta parte de la población reclusa en hostelería, ya que esto podría mejorar sensiblemente la posibilidad de que estos encontraran un futuro trabajo, que les alejara de los entornos marginales y/o delincuenciales en los que se desenvolvían. A su vez, servían de apoyo para un equipo que necesitaba de personal, y que la falta de presupuesto del Centro, le podía proporcionar. El Director de este establecimiento le prestó toda su atención y apoyo para formar a estos reclusos. Estos no harían un cursillo de hostelería básico al uso, sino más bien serían preparados para desenvolverse en la alta cocina, al más puro estilo "estrella Michelín".

Se definió así un programa que incluyó a su vez un protocolo de seguridad en toda regla, estudiando los perfiles de cada uno de los aspirantes, los delitos cometidos, la condena pendiente, su perfil psicológico, etc.
                                    


Resultado de imagen de alberto crisci



Crearían el Programa The Clink y a posteriori, se materializaría con la apertura del Restaurante The Clink (en español coloquial, El Truyo) dentro de la prisión donde cualquier persona puede reservar para comer desde el exterior. En el programa incluyen varios invernaderos dentro de la prisión, para cultivar sus verduras y hortalizas, hierbas aromáticas o gallinas, de cara a hacer su cocina más sostenible. En este sentido compostan los residuos alimenticios sobrantes y el aceite usado se recicla en biodiesel.

Al restaurante High Down, le seguiría otro en Cardiff, Brixton y Styal. Ofreciendo también un servicio de catering externo preparado por internos, a la vez que se involucran en acciones sociales, capacitando a gente sin hogar en cuestiones de servicio de comida, como manera de insertarse dentro del mercado laboral de forma más activa. Extramuros realizan actividades de concienciación o sensibilización con los hosteleros de la zona para que pierdan el miedo a darles una oportunidad a sus alumnos. También han editado varios libros de recetas de canapés y comidas ligeras.


                                    Resultado de imagen de the clink



Como idea es estupenda, y quizás podamos pensar que es bastante utópica o subjetiva, pero los datos estadísticos reflejan que el nivel de reincidencia en estas prisiones ha bajado del 25% hasta el 12%, con lo cual, algo o bastante, parece que funciona. 


Si tenéis el morbo de comer cocina de alto nivel dentro de un prisión o viajáis por alguna de estas ciudades, tened en cuenta que hay que reservar al menos tres días antes en The Clink. Tendréis que ir debídamente identificados, pasar por los arcos de seguridad, no llevar el móvil o dejarlo en la taquilla, no fotos, no tarjetas de crédito, se paga en efectivo y llevar máximo 50 libras por persona... Ah, y olvidaros del alcohol, pues en la cárcel está prohibido, para todos.



Ufff, que hambre me está entrando...
Hasta pronto...








Comentarios

  1. Genial!!! me ha encantado tu entrada.
    Muchísimas gracias por la mención de mi blog y del "peque programa"(como tu dices) que tengo en marcha.Mas adelante te pasaré material para otras entradas, que seguro, da para muchas.
    La idea me parece fantástica, pero totalmente utópica en nuestro país.Me encantaría formar parte de ese restaurante.
    Un beso de maricacharros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien apuntas, en España, a día de hoy, impensable...
      A mí también me mola la idea de estar en este restaurante, aunque yo me veo más de public relations, jajajaa...
      Gracias por todo

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

VIS A VIS...

A estas alturas seguramente os sonarán algo más las palabras vis a vis, aunque sea por la serie de televisión que se está emitiendo actualmente. Reconozco que hasta que no comencé a prepararme las oposiciones para trabajar en Instituciones Penitenciarias, los únicos bises que conocía eran los de los finales de los conciertos. Hasta mi preparador me tuvo que corregir más de una vez, pues yo seguía obcecado en escribirlos con b. De primeras, y para los que desconocéis este singular medio, os resumiré muy de sucinta manera que es eso de los vis a vis, su tipología y temporalidad.
Existen dos tipos de comunicaciones: las orales y las especiales.
Las orales son las que se celebran en los locutorios o cabinas acristaladas, normalmente en fines de semana, previa cita por parte de los familiares (inclusive por internet aqui) y siempre con no más de cuatro personas a la vez como máximo.
Los vis a vis son comunicaciones especiales y se celebran en locales especialmente adecuados. Sólo se concederán…

Como explicar que es el subsidio por excarcelación y no morir en el intento...

Cuando se sale de prisión, es evidente que reanudar una vida más o menos ordenada y el afrontar los primeros gastos tras la excarcelación puede ser complicado y asfixiante para alguien que sale con una mano atrás y otra delante, como decimos por aquí. Si ya cuesta encontrar trabajo a cualquiera, imaginaos cuando se está estigmatizado socialmente.

En una de las clases donde expuse cuestiones relativas al trabajo social penitenciario en la Facultad de Trabajo Social de la UAL, al llegar al punto referente a este tipo de ayuda asistencial, algunos alumnos discutían conmigo como era posible dotar de una ayuda a personas que han cumplido una condena, viendo estos la ayuda más como una recompensa por sus malas acciones hacia el resto de la sociedad que como un castigo. Daban por hecho que muchos usuarios cometerían ciertos delitos pequeños con el objetivo de luego vivir subvencionados.  De manera surrealista asentía incrédulo a estas críticas, pensando sí en vez de estudiar Trabajo Social est…