Ir al contenido principal

Como explicar que es el subsidio por excarcelación y no morir en el intento...



Cuando se sale de prisión, es evidente que reanudar una vida más o menos ordenada y el afrontar los primeros gastos tras la excarcelación puede ser complicado y asfixiante para alguien que sale con una mano atrás y otra delante, como decimos por aquí. Si ya cuesta encontrar trabajo a cualquiera, imaginaos cuando se está estigmatizado socialmente.


En una de las clases donde expuse cuestiones relativas al trabajo social penitenciario en la Facultad de Trabajo Social de la UAL, al llegar al punto referente a este tipo de ayuda asistencial, algunos alumnos discutían conmigo como era posible dotar de una ayuda a personas que han cumplido una condena, viendo estos la ayuda más como una recompensa por sus malas acciones hacia el resto de la sociedad que como un castigo. Daban por hecho que muchos usuarios cometerían ciertos delitos pequeños con el objetivo de luego vivir subvencionados. 
De manera surrealista asentía incrédulo a estas críticas, pensando sí en vez de estudiar Trabajo Social estaban cursando Antitrabajo Social...





Paso a explicaros mi humilde explicación o defensa de esta ayuda, ante una minoría (menos mal, pensé) del alumnado, posicionada por ir en contra de este tipo de subsidio:


- Primero. Desmitificar el que la cobraban todos/as los/as internos/as por el hecho de haber estado en prisión. Solamente se cobra si han estado más de 180 días, no tienen derecho a la prestación contributiva por desempleo, deben carecer de rentas superiores al 75% del SMI, además de no poder rechazar ningún tipo de oferta que se les ofrezca tanto de colocación como formativa. 
Algunos ya iban perfilando la tipología de usuarios que finalmente pueden acceder a este tipo de subsidio y las posturas se van relajando. Queda claro que todo el mundo no la cobra por el mero hecho de haber estado entre rejas.


-Segundo. ¿Cuantos años se van a tirar viviendo del cuento hasta que se les acabe el chollo? pregunta inaudita de otro estudiante. 
Se cobra seis meses, que se pueden prorrogar hasta 18 meses en total. La cuantía es el 80% del IPREM, rondando actualmente los 426 euros mensuales ¿Crees sinceramente que una familia vivirá plagada de lujos con esta exhorbitante cantidad de dinero en su cuenta corriente? Primero risas y luego silencio...


-Tercero. Ni os cuento cuando explico que pueden cobrar este subsidio también los menores liberados de centros de internamiento que han cometido algún delito, sí cuando salen son mayores de 16 años o las personas que consiguen su alta terapéutica tras concluir su tratamiento en algún centro de deshabituación como medida sustitutiva del cumplimiento de su condena.


- Cuarto y más espinoso punto. La Instrucción de la SGIP 2/2014, que en resumen os informo que acota, y prácticamente hace casi imposible que puedan acogerse a esta ayuda las personas que han cumplido delitos de tipo terrorista, bandas criminales, relativos a la prostitución y pederastia. Para acogerse a estas, aparte de pedir expresamente perdón a sus víctimas (cosa que personalmente me parece correcta) deben satisfacer la responsabilidad civil que conllevan sus condenas. Os podéis hacer una idea de la cantidad de dinero que se les está exigiendo a la hora de cuantificar económicamente este tipo de indemnizaciones. ¿Pensáis que es justo que unas personas puedan acogerse y otras no después de haber cumplido con la sociedad, cumpliendo su correspondiente condena? ¿Porqué un terrorista X no y un terrorista dentro de un hogar o asesino violento de género sí? ¿Donde está el límite? 


           ...Ahora sí que se lía "la marimorena"...




                                                       





Comentarios

  1. La verdad es que lo que pensaban los alumnos es normal. Es lo que se tiende a pensar porque es lo que mamamos desde siempre, lo qu esta sociedad nos mete en la cabeza.
    Comparto el artículo, me parece muy importante que esto se sepa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas mucha razón Carolina, son jóvenes y están formando su personalidad e ideas y aún muy influenciados por lo que maman en sus casas y del resto de una sociedad individualista que valora solamente el éxito y por lo general, rechaza lo que es diferente. Saludos

      Eliminar
  2. Les dan 18 meses de subsidio, prorrogables cada 6, básicamente porque haber estado en la cárcel (al menos 6 meses) y ya. Ese subsidio se supone es una ayuda para la reinserción al mercado laboral, pero durante ese tiempo el beneficiario ni se molesta en buscar trabajo, por mucha generalización que esto sea (las estadísticas están ahí y el ratio de quienes encuentran trabajo a lo largo de esos 18 meses es paupérrimo).

    Luego, con un 'poco de suerte', dependiendo de la edad, enganchan el subsidio por excarcelación con el Prepara y/o la RAI y/o el PAE, pudiendo estar literalmente años cobrando prestaciones públicas por haber estado en la cárcel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto tu opinión, es más, se que mucha gente opina más o menos lo mismo, pero la legislación actual es la que tenemos, y este tipo de ayuda, se crea en definitiva, para que las personas no salgan con una mano detrás y otra delante, y así evitar el que vuelvan a delinquir para poder sobrellevar los primeros gastos tras su salida al exterior...
      Que hay usuarios, e incluso, familias enteras, cronificadas eternamente en la consecución de ayudas sociales y económicas, efectivamente que sí!, pero no sólo los que están en prisión, hay mucho trabajador en "B" (un ejemplo) que se las apaña de maravilla y nunca ha pisado el talego...
      Saludos

      Eliminar
    2. Claro, como unos hacen 'chanchulleos', eso legitima que otros también lo hagan... Así nos va... Las prestaciones por desempleo (incluyendo el 'paro taleguero', como lo suelen llamar) es una sangría descomunal de dinero público (de todos)...

      Eliminar
  3. Hola buenos días, la verdad que me interesa mucho lo que comentáis! Ahora estoy preparándome las oposiciones para trabajo social en instituciones penitenciarias y me gustaría saber si hay algún tipo de prácticas o voluntariado en prisiones. Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen! Las prácticas que existen en prisión son las de los y las alumnas de Trabajo Social de la Universidad. El voluntariado no lo puedes realizar de manera individual, sino dentro de alguna Asociación que haya firmado el consiguiente convenio con la Secretaria General de instituciones penitenciarias para la realización de algún programa específico. Te ánimo a que sigas estudiando y a ver si pronto empiezan a venir nuevos aires por nuestros centros, que falta que hace.... Saludos!!!

      Eliminar
  4. Hola buenos días, estoy muy interesada en todo lo que publicas! Ahora mismo estoy preparándome las oposiciones de trabajo social en instituciones penitenciarias. Me gustaría saber si hay algún tipo de prácticas o voluntariado en instituciones penitenciarias. Gracias y un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

VIS A VIS...

A estas alturas seguramente os sonarán algo más las palabras vis a vis, aunque sea por la serie de televisión que se está emitiendo actualmente. Reconozco que hasta que no comencé a prepararme las oposiciones para trabajar en Instituciones Penitenciarias, los únicos bises que conocía eran los de los finales de los conciertos. Hasta mi preparador me tuvo que corregir más de una vez, pues yo seguía obcecado en escribirlos con b. De primeras, y para los que desconocéis este singular medio, os resumiré muy de sucinta manera que es eso de los vis a vis, su tipología y temporalidad.
Existen dos tipos de comunicaciones: las orales y las especiales.
Las orales son las que se celebran en los locutorios o cabinas acristaladas, normalmente en fines de semana, previa cita por parte de los familiares (inclusive por internet aqui) y siempre con no más de cuatro personas a la vez como máximo.
Los vis a vis son comunicaciones especiales y se celebran en locales especialmente adecuados. Sólo se concederán…

Entrevista a un terrorista

La primera vez que tuve que entrevistar a un penado por delito de terrorismo, confieso que me sentí algo cohibido ya que todas las compañeras me dijeron que seguramente no querría hablar nada conmigo y que solían ser bastante esquivos y opacos a la hora de dar cualquier información y mucho menos hablar de su entorno familiar y social.

Llego al módulo y le llamo para que venga. A primera vista me impactan sus rasgos físicos, parece más bien nórdico, los ojos muy azules que me escrutan como sí estuviesen viendo a un bicho raro. El usuario está igualmente extrañado de que lo esté llamando y de primeras me dice que no hace falta hablar de nada, ya que por mucho empeño que yo ponga en ayudarle, su caso lo gestiona directamente Madrid, a lo que le contesto aparentando más mal que bien no estar molesto con este comentario, que mi misión no es ayudar a nadie sino intervenir, y en este caso en particular, informar de su situación familiar (a Madrid).

Iniciamos una conversación de lo más norma…