Ir al contenido principal

¿Qué es un CIS?



Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.

¿Qué son los CIS?
Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

CIS de Palma
                                                                       

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, al encontrarse este tipo de establecimientos dentro de la ciudad o en zonas muy accesibles para todo tipo de transportes, justamente lo contrario de los los recintos penitenciarios ordinarios, que suelen estar ubicados alejados de las ciudades.
El objetivo pues, será potenciar mediante actividades y programas de tratamiento su incorporación al medio social "normalizado", intentando de esta manera contrarrestar los efectos nocivos del internamiento clásico en favor de un tipo de cumplimiento más novedoso que favorece el vínculo social con su comunidad.

Será el área tratamental la prioritaria, dejando en un segundo plano la seguridad y la parte regimental. El funcionamiento se basará en el principio de confianza en los internos y la voluntariedad de éstos de aceptar los programas de Tratamiento, que estarán basados principalmente en cumplir con sus compromisos laborales y tratamientos terapeúticos fuera del establecimiento.


                                                                              

Los principios rectores de su actividad serán:
- Integración, facilitando la participación plena del interno en la vida familiar, social y laboral y proporcionando la atención que precise a través de los servicios generales buscando su inserción en el entorno familiar y social adecuado.
- Coordinación, con cuantos organismos e instituciones públicas y privadas actúen en la atención y reinserción de los internos, prestando especial atención a la utilización de los recursos sociales externos, particularmente en materia de sanidad, educación, acción formativa y trabajo.

Son edificios nuevos que tienen habitaciones en vez de celdas, donde los usuarios que salen a trabajar vuelven para dormir solamente y quienes tienen un tercer grado más restringido realizan actividades y programas tratamentales, educativas, formativas o de ocio de lunes a viernes para descansar en sus domicilios los fines de semana.

Existen dos tipos de CIS: Dependientes, cuando dependen del Centro Penitenciario de la ciudad o Independientes totalmente.

Siendo el español un sistema penitenciario bastante avanzado, siempre vamos algo rezagados con respecto a otros países europeos en referencia a la aplicación de medidas alternativas a la prisión tradicional y a la aplicación de estos tipos de regímenes tan aperturistas para todavía gran parte de la sociedad más conservadora que piensa y defiende que la única forma de que se imparta justicia es encerrando a los delincuentes. Sinceramente pienso que es el miedo o el riesgo a fracasar lo que hace tender hacia la inmovilidad y a no ser capaces de ver más allá.

Algunos estudios serios han determinado que las personas que reciben tratamiento en programas de régimen abierto suelen reincidir bastante menos que las que cumplen toda su condena en un régimen cerrado y sin participar en ningún programa , lógico ¿no?

Teniendo en cuenta que para algunos tipos de delitos de una gran violencia, de carácter sexual o de gran impacto, la parte punitiva del cumplimiento debe ser prioritaria, aunque no única. Mi pregunta es, ¿veis lógico encerrar a una persona que ha cometido un pequeño delito y producir así una quiebra total entre ésta y su familia, su trabajo y el resto de su comunidad? Si lo que se quiere conseguir es la reinserción de las personas ¿No sería mejor cumplirla en un Centro Abierto o mediante otro tipo de medida alternativa?

No se qué pensaréis al respecto, pero no creo que sea el cumplimiento íntegro de una condena lo que va a proteger a la sociedad que se encuentra al otro lado de los muros. Será un regreso paulatino a esta misma, con apoyo e instrumentos y recursos adecuados para llevarlo a cabo, lo que sí puede garantizar una verdadera recuperación o inserción efectiva. Claro que, hay que tener ganas y ningún miedo a equivocarnos...



Y aquí tenéis el CIS de Almería, terminado, equipado, pero sin inaugurar. ¿Tendremos que esperar a las elecciones?








Comentarios

  1. Para mí es evidente que una medida así es mucho más beneficiosa para los presos y más racional en términos de integración, como tú comentabas. Pero siempre que leo algo sobre programas y establecimientos de reinserción social, independientemente del colectivo al que estén orientados, no puedo evitar pensar hasta qué punto es de verdad la mejor opción.
    Lo que te quiero decir no es nada nuevo para cualquier trabajador social, es un tema muy complejo que da para debates interminables, pero la cuestión es: ¿en qué ayuda realmente un programa de inserción social al usuario si le estamos reintegrando en el mismo sistema social que le ha excluido previamente? Al fin y al cabo es una forma de penalizarle por incumplir las normas sociales, de responsabilizarle de un problema estructural de toda la sociedad...
    Sé que es complicado pero me encantaría conocer tu opinión.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que siendo realista, tengo que darte la razón mayormente. Ya lo he reflejado en un punto del post y es que creo que es el trabajo en el sistema social externo donde hay que incidir y trabajar aún más que en el usuario en cuestión. Nosotros intentamos darles instrumentos para que se desenvuelvan correctamente a la vuelta a su realidad social, pero la realidad familiar y social que se encuentran al salir no suele acompañarles. Sin contar claro, la de puertas que se les cerrarán debido a los prejuicios que tenemos hacia este tipo de usuarios, y en general, hacia todo lo que no sea o se vea "normal" en nuestra sociedad.
      Gracias por tu acertado comentario.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

Educador de prisiones Vs Educador Social

Ayer nos comentaba nuestra Subdirectora de Tratamiento que venían alumnos del Grado de Educación Social de la Universidad de Almería a realizar prácticas en nuestro centro de trabajo. Comentábamos quienes podiamos hacernos cargo de la tutorización de estos alumnos, los Educadores de la prisión o nosotros los Trabajadores Sociales, finalmente quedo la cosa en un fifty-fifty.

Dentro de lo que es mi bagaje profesional empecé trabajando como educador de menores y menores extranjeros no acompañados en diferentes centros, en los cuales a veces me sentía algo frustrado pues encontraba que con mi formación universitaria no bastaba para desempeñar las funciones encomendadas y es que me faltaba algo en la parte "Educativa" aunque controlaba a la perfección la "Social".
Mi sorpresa mayúscula viene cuando me incorporo al Centro Penitenciario de Fontcalent en Alicante (de los que guardo estupendos recuerdos). Allí me inserto en un amplio grupo de profesionales del área de Trata…